Ir al contenido principal

TRAUMAS INFANTILES QUE HACEN ERUPCIÓN EN LA ADULTEZ

POR: DRA. FRANCES ROULET
Dra.FrancesRoulet@gmail.com

El ser humano se desarrolla a través de los años junto a sus experiencias positivas y negativas. Cuando estas experiencias negativas son convertidas en eventos desagradables e intensos con efectos o síntomas prolongados emocionales, físicos, psicológicos o amenazantes para sus vidas entonces hablamos del desarrollo de un trauma.

Estos traumas que producen recuerdos impactantes e intensos, inesperados, incontrolables que son manifestados de una forma intensa perturbando la sensación de seguridad y auto confianza de la persona y provocan reacciones totalmente vulnerables y temerosas para su entorno como para el individuo mismo.

Los traumas pueden ser desarrollados a través de varias situaciones como accidentes y desastres naturales, pero también se les pueden desarrollar por actos de violencia, abusos sexuales, amenazas de vida, muertes inesperadas o cualquier evento que haya amenazado profundamente el bienestar o la vida de la persona, sea esta un bebe, niño o niña o un adolescente incluyendo un adulto. A consecuencia de esos eventos en la vida de la persona, la estructura mental psicológica del mismo se ve afectada seriamente hasta creando un trauma que puede manifestarse en la adultez, como lo es el trastorno por estrés postraumático, la depresión, trastornos sexuales, trastorno de la alimentación, entre otros.

Esto significa que los comportamientos traumáticos se generan por efectos de aprendizajes, es decir, el ser humano aprende en circunstancias dolorosas. Significa que la conductas manifestadas en los bebes, niños o niñas, adolescentes femeninos y masculinos son comportamientos agitados o desorganizados, aunque algunos adultos les parezca exagerados. Durante el proceso del desarrollo del individuo, este estará desplazando diversas áreas de su vida que presentan una respuesta a este evento o suceso envolviendo un constante e intenso miedo, llevándoles a una incapacidad de ejercer control sobre sus vidas.
Echeburua (2004) menciono que existe una necesidad de distinguir un suceso traumático de un trauma. Un suceso traumático es un acontecimiento negativo e intenso que surge bruscamente que resulta incontrolable y bien puede ser esperado o inesperado, que bien pone en peligro la integridad del individuo sea física, moral o psicológica, y por el cual es incapaz de afrontarlo. Es eminente que existe la necesidad de poder entender que la forma en que los padres y familiares o adultos reaccionan ante una circunstancia negativa estresante de acontecimiento traumático puede definitivamente ayudar a que los bebes, niños o niñas o adolescentes se recuperen más rápido y de una forma más completa. De no hacerse las posibilidades de los riesgos de otra situación traumática pueda reactivar las emociones relacionadas con traumas anteriores y esto podría ser sobrecogedor. Los traumas pueden arrastrarse durante años o toda una vida, dejando un sentimiento de duelo no resuelto, mucho dolor y culpabilidad.


El buscar la asistencia de un profesional de la conducta como lo es el Psicólogo, no significa que su hijo o hija tenga un problema mental o que usted como persona responsable a ellos les ha fallado. Las víctimas de un trauma, al igual que aquellos que han pasado por una situación traumática, presentan la necesidad de hablar con los profesionales con capacitaciones especiales en reacciones post-traumáticas que les brinden ayuda a poder entender y hacer frente a sus sentimientos que no han podido controlar e interfieren en sus diario vivir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EFECTOS PSICOLÓGICOS DE LA CONTAMINACIÓN ACÚSTICA.

Desde que el mundo es mundo, el ruido siempre ha existido, pero no ha sido hasta el siglo pasado que los investigadores (psicólogos y médicos) descubrieron los efectos nocivos que ha estado provocando en el ser humano. El exceso de ruidos afecta directamente la salud y la salud mental de las personas, y por otro lado, es casi imposible realizar actividades diarias en el medio ambiente sin ocasionar ruidos. Pero existen ruidos que podemos extinguir o minimizar para evitar que afecten nuestra salud mental y salud físico, pues de no hacerlo estaremos teniendo repercusiones en el comportamiento humano al elevarse el estrés y la ansiedad de la personas.


Se ha podido comprobado científicamente que los índices de decibeles sobre los 55 a 60 dBa causan molestias; de 60 a 65 dBa empeora las molestias auditivas, y sobre este margen de índice de decibeles se producen perturbaciones de la conducta humana. Entonces, la contaminación acústica, ha sido definida como aquellas que se genera por ruidos…

TENEMOS EN REALIDAD UNA SALUD MENTAL SANA

Desde hace varios años hemos estado hablando sobre la prevención de una salud mental sana, pero analizando estas dos palabras estamos mal interpretando su significado real. Hoy, más que nunca necesitamos enfatizar en la necesidad de enfrentar los problemas que se están provocando en la salud mental a lo largo del proceso del desarrollo sostenido. Y no debemos olvidar que parte de ésta salud mental es también la salud física, pues ambas no pueden ser separadas por su relación directa entre sí. La Organización Mundial de la Salud, [OMS] ha definido la salud mental como aquel estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente en la ausencia de afecciones o enfermedades. Es esta misma organización que entienden y clarifica que una buena salud mental está relacionada con la promoción del bienestar, la prevención de los trastornos mentales y sus tratamientos y rehabilitaciones de aquellas personas afectadas por dichas patologías. La Federación Mundial de la Salud Mental tambi…